5 dic. 2019

Como agua para chocolate


Laura Esquivel (1950) es mexicana, nacida en un pueblecito llamado Piedras Negras. A pesar de pertenecer a una familia numerosa compuesta por cuatro vástagos y dos progenitores, el padre de profesión telegrafista, logró realizar estudios de Teatro en el Centro de Arte Dramático, especializándose en Teatro Infantil. También consiguió la licenciatura en Educación Preescolar. Su vida profesional ha estado muy relacionada con el teatro y la literatura infantil. En la década de los setenta se dedicó a escribir programas para niños y niñas para la televisión de México. En 1983 dio un gran salto en su progresión en el trabajo pedagógico y fundó el Centro de Invención Permanente, especializado en talleres artísticos para niños. Ha escrito numerosos guiones para el cine. En base a esa experiencia surgió la novela Como agua para chocolate, publicada en 1989. En ella se exalta el valor de la cocina en el interior de las familias. La obra tuvo un gran éxito internacional, se llegó a traducir a treinta idiomas, y fue llevada al cine por Alfonso Arau en 1992. La película fue galardonada con 10 premios de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. Esta novela ha tenido continuación en 2016 con El diario de Tita; un año después, en 2017, se publicó la tercera parte de la trilogía, Mi negro pasado. Además de estas tres novelas ha escrito otras con diferentes resonancias mediáticas y de público: La ley del amor (1995), Íntimas suculencias (1998), Estrellita marinera (1999), El libro de las emociones (2000), Tan veloz como el deseo (2001), Malinche (2006) y A Lupita le gustaba planchar (2014).

Ha recibido numerosos galardones como el premio ABBY en 1994 por su novela Como agua para chocolate, en 2003 los premios Aitana Martínez y Elena Colell; y el premio Giussepe Acerby en 2004 por su novela Tan veloz como el deseo.

Aparte de su carrera pedagógica y literaria se ha sumergido en la vida política de su país desde el año 2007 en que fue precandidata a diputada local. Luego, un año después, fue Directora General de cultura en Coyoacán. En 2015 fue elegida diputada federal por el Movimiento de Regeneración Nacional.

La novela se desarrolla en el pueblo natal de Laura Esquivel, en Piedras Negras, durante la época de la Revolución Mexicana. Está compuesta por doce capítulos, cada uno con el nombre de un mes, empezando por enero y terminando por diciembre, y una receta de cocina adjunta. Nos cuenta la historia de una adolescente de quince años, la menor de tres hermanas, que se ve obligada a cumplir la maldición familiar de permanecer cuidando a su madre hasta su muerte por el simple hecho de ser la menor. Esta maldición adquiere mayor dramatismo cuando la protagonista, Tita, se enamora perdidamente de Pedro, y él perdidamente de ella. A partir de ahí surge una trama rocambolesca, propia de un folletín de telenovela rosa, en la que los personajes habitan en un universo en el que lo mágico y lo mundano se entrecruzan con diferente protagonismo según el momento narrativo. La cocina y las recetas de cocina ocupan un papel preponderante asociadas a los momentos vitales y emocionales por los que transitan los personajes. Además, gracias a la cocinera Nacha, Tita es una experta en temas culinarios. En un momento de la narración Pedro solicita la mano de Tita a su madre, Elena, una especie de arpía autoritaria y maltratadora, infructuosamente; pero esta le ofrece en compensación la mano de una de sus otras hijas, Rosaura. Pedro no tiene interés alguno por esta pero elucubra que si se casa con ella podrá estar cerca de Tita; así lo hace. Rosaura y Pedro se casan, y los años pasan, y las tensiones se desencadenan a su alrededor. Ellos intentan escapar de su amor pero a la vez se atraen de una manera vertiginosa, inapelable. La pasión les domina, a pesar del matriarcado impenitente de la madre, a pesar de Rosaura, a pesar de los usos y costumbres de su tiempo. El amor que siente el uno por el otro es superior a todas esas limitaciones.

En fin, hay que leerla para descubrir el resto de vericuetos por los que se desliza la novela y para llegar a un final bastante memorable.