17 feb. 2014

El puente de plata

¿Qué sucedería si mañana, al levantarnos, nos dijeran que ha llegado el fin de los tiempos? Tenemos asumido que vamos a morir en un momento u otro. Jugamos con el deseo de que esa hora llegue lo más tarde posible; vana ilusión porque casi siempre el camino que nos separa del fin de la vida es mil veces peor que la misma muerte. Aún así, nuestro pensamiento mágico nos transporta por sendas de esperanza que nos permiten soportar, con un cierto decoro, un día más, un año más, una década más, para alcanzar idéntico destino.
¿Qué pasaría si conociéramos la fecha en que vamos a morir? Por que sí, sin ninguna justificación racional, sin ninguna ley que nos condene.
¿Cómo nos sentiríamos si supiéramos que nuestros seres queridos nos van a acompañar en ese instante; que nadie va a escapar a ese holocausto en el que no hay ni víctimas ni verdugos?
El puente de plata hace esta reflexión desde los ojos de un varón mediocre, Ramón. Un trabajador, que se auto define de izquierdas, que lo único en lo que ha colaborado para cambiar el mundo es en pensar en lo fútil que resulta cualquier acción contra el orden injusto de las cosas. Ramón se despide de la vida con rabia, con odio a todo lo que existe, con asco hacia sí mismo. No hace un cuestionamiento sobre el hecho mismo de la muerte —poco más que un trámite necesario— sino sobre la vida, sobre las diferentes vidas que se pueden desarrollar en el universo en el que hemos nacido.
Los compañeros de viaje de Ramón, familia incluida, desfilan ante él bajo su observación casi obscena, siempre protegido por una distancia necia, tan vacía como la existencia que ha llevado.
No hay marcha atrás, cualquier arrepentimiento es inútil; el amor para él es innecesario, aunque cumpliera su papel en un pasado remoto. Toda resistencia ante lo inevitable es un ejercicio infantil que no va a evitar ni a retrasar la cita con la muerte.

En el contexto posible en que se desarrolla la novela lo mejor y lo peor de la naturaleza humana se manifiesta con lágrimas y risas descompuestas. Los contrastes extremos son la forma axiomática de dibujar, en pocas escenas, la compleja idiosincrasia de nuestra especie, que quizá debiera extinguirse para mayor gloria del planeta Tierra.

2 comentarios:

  1. Para mayor gloria del planeta, sin duda....

    ResponderEliminar
  2. Hay ocasiones en que al mirar con perspectiva la historia de la humanidad llegas a la conclusión de que no está compuesta más que de indignidad... Leeré la novela y ya comentaremos.

    ResponderEliminar