11 feb. 2011

Guy Fawkes

La película V de Vendetta, estrenada en el año 2005, dirigida por James McTeigue e inspirada en una novela gráfica del inefable y brillante Alan Moore, me ha hecho pensar en demasía. En realidad, cada vez que la vuelvo a ver extraigo de sus fotogramas una nueva inspiración. Por una lado experimento emociones gratificantes, siempre es satisfactorio ver morir sistemáticamente a los malos y comprobar cómo las conciencias de los oprimidos se despiertan y reaccionan en pos de un mundo mejor. Por otro lado, me ha llamado la atención un detalle que me ha llevado a una conclusión demoledora. El detalle ha estado definido por el papel represor que la policía y el ejército desempeña en la película. Rol que me ha hecho concluir que ningún sistema opresivo podría iniciarse ni mantenerse si no fuera por estas dos instituciones, cuya mayoría de componentes —salvo la oficialidad—suelen proceder de las clases menos privilegiadas.
Además ha despertado mi curiosidad el verdadero protagonista del largometraje, presente en todo momento sin que apenas se le cite: Guy Fawkes. El resto del artículo versa sobre la figura de este ciudadano inglés del siglo XVII.
Guy Fawkes fue ahorcado el 31 de enero del año 1606 a la edad de 36 años. Su cuerpo fue posteriormente descuartizado y los restos repartidos por todo el reino como acto ilustrativo para futuros traidores.
Procedía de una familia católica cuyo padre desarrollaba algún tipo de labor relacionada con la juridisprudencia. A la muerte del progenitor su madre contrajo nuevas nupcias con un católico perteneciente a una familia protestante. A los 16 años era una católico convencido. Es a partir de ese momento cuando es consciente de la represión indiscriminada y brutal que el Parlamento Inglés, con su rey a la cabeza, ejercía sobre la población católica. Aproximadamente entre los veinte y los treinta años Fawkes estuvo combatiendo en Europa en las guerras de religión que la asolaban, defendiendo la causa católica.
Fawkes se hizo tristemente famoso —le costó la vida dicha fama— porque participó en la denominada Conspiración de la pólvora. Dada su experiencia militar fue elegido por sus compañeros de conjura para ejecutar el plan. El grupo de atrevidos conspiradores alquiló una cripta debajo de la cámara de los lores aunque según parece el plan inicial era excavar un túnel en el subsuelo de la misma. A través de una confidencia el rey Jacobo I se enteró de que algo estaba preparándose y mandó realizar una investigación. Consecuencia inmediata de la misma fue la detención de Fawkes cuando salía de la cripta que habían alquilado. En ella se encontraron 36 barriles de pólvora, abundante leña y carbón. Durante varios días fue salvajemente torturado y se dice que solamente delató a conspiradores que estaban muertos o que eran conocidos por las autoridades. Otras versiones menos heroicas dicen que desveló los nombres de todos los involucrados en la conspiración.
La voladura del Parlamento Inglés iba a ser realizada a primeros de octubre pero una epidemia de peste hizo que la aplazaran al 5 de noviembre del año1605, fecha en la que el rey iba a encabezar la apertura del Parlamento. Todos los participantes en la conjura fueron detenidos, torturados y ejecutados: «Colgándoles del cuello sin dejarles morir, seccionándoles los genitales, echándolos al fuego ante sus propios ojos y, hallándose aún vivos, destripándoles y arrancándoles el corazón antes de decapitarles y despedazarles. Luego se expondrían ante el público las cabezas clavadas en picas y
serían arrojados los restantes trozos a los pájaros para su alimento». Como se puede observar el ingenio humano no tiene límites sobre todo a la hora de hacer daño a sus congéneres.
Mente preclara la de Guy Fawkes y la de sus compañeros de conspiración, con un diseño quirúrgico extremo, pretendieron eliminar a los que consideraban la raíz del problema que les subyugaba —en el que no voy a entrar—: un parlamento corrupto cuyo único interés era proteger sus privilegios de clase y una monarquía sanguinaria. Probablemente la historia de la Gran Bretaña hubiera seguido caminos muy distintos, de haber tenido éxito el proyecto pero eso nunca lo sabremos.

2 comentarios:

  1. Él tuvo claro quien era "el enemigo" y se puso en camino de solucionar la cuestión.
    Le costó la vida y su tortura fue ejemplo para el resto de la ciudadanía.... ¡esto os pasará si si no os portáis como se espera de vosotros!
    Buen día Atrapasueños: PAQUITA

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay soluciones para todos los problemas, o para casi todos. A veces lo único que hace falta es imaginación y sobre todo perder el miedo.

    ResponderEliminar