18 may. 2011

No hay pan suficiente para tanto chorizo




Los movimientos sociales de estos días expresan la angustia y la impotencia de la ciudadanía ante una situación social vergonzosa y despótica. Los poderes públicos y la búsqueda de beneficio económico de los poderosos determinan nuestras vidas, hipotecan nuestro presente y nuestro futuro. La indignación y la resistencia son pulsiones que nos empujan hacia delante pero no suficientes porque no existe un cuerpo social de resistencia estructurado que lo sostenga en el tiempo. Toda la energía alegre y combativa que se está desarrollando en muchas ciudades del país puede extinguirse en cualquier momento en cuanto el cansancio, la falta de apoyos y el aparato represivo del Estado empiecen a funcionar. Por ello es importante organizar el movimiento desde la base, empezar a construir una democracia directa, sin mediadores, una democracia auténtica, en la que tod@s seamos responsables de nuestro destino.
A partir de esta introducción propongo que nos organicemos desde la afinidad, por simpatía, empezando desde abajo, sin intentar convencer a nadie. Cada individuo debe elegir su destino. Una asamblea puede iniciarse solamente con dos personas. Que sea la práctica y el afecto solidario los que vayan uniendo voluntades.

Asambleas permanentes de barrio (en pueblos grandes).
Donde se debaten ideas, propuestas y de paso se vive cooperativamente.

Coordinadora de Asambleas de barrio – comité permanente del pueblo.
Acuden l@s delegad@s de las asambleas de barrio, solo con voz, todo se aprueba por consenso. 
Se ponen en común los acuerdos de las asambleas de barrio.

Coordinadora de provincia. 
Acuden l@s delegad@s de los distintos comités coordinadores de los pueblos.

Coordinadora de nacionalidad.
Donde acuden l@s delegad@s de las distintas provincias de la nacionalidad.

Federación de delegad@s de nacionalidades del Estado.
Donde se reúnen l@s delegad@s de las distintas nacionalidades del Estado.

Las asambleas de base siempre son soberanas. Ellas eligen y quitan a l@s delegad@s. L@s delegad@s solo son la voz de sus representados no acumulan ni poder ni privilegios, no representan al movimiento. Para que su funcionamiento sea práctico los nuevos medios telemáticos pueden facilitar la democracia directa. Por ejemplo, imaginemos que hay que tomar una decisión sobre concentraciones a nivel del Estado. Un comité coordinador de una nacionalidad, a propuesta de sus asambleas, propone una acción. De inmediato la información se transmite en tiempo real a través del correo electrónico de arriba abajo. Todas las asambleas permanentes federadas reciben de inmediato de la propuesta, debaten y envían a través de la estructura de delegad@s los acuerdos. Si es necesario debatir a nivel federal ciertos matices, por video conferencia se puede seguir el rumbo de las discusiones y volver a tomar decisiones de abajo a arriba rápidamente.
Esto es una propuesta quizá fantástica pero pendiente de experimentar. Si queremos construir un auténtica democracia hay que ponerle imaginación al tiempo presente y no esperar a que otros nos la elaboren mediante los procedimientos ya conocidos. Tenemos que asumir nuestro destino y convertir cada jornada en una fiesta de la libertad y la utopía, siempre mucho mejor que lo que ahora tenemos.

Artículos relacionados:

3 comentarios:

  1. Me gusta tu trabajo Ángel. Lo que expresas es una buena idea, ahora solo falta que empecemos a juntarnos y a organizarnos. Sé que no es fácil pero nada en la vida lo es.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sara. Tenemos que ir despacio y empezar por hablar, hablar mucho. Compartir ideas y convivir. Que la transformación de la sociedad no se convierta en una obsesión sino en un proyecto de vida y de salud mental de paso. Sigue el blog y contactaremos más adelante.

    ResponderEliminar
  3. Como te dije, hoy se ha publicado tu texto...

    *mayo 20, 2011. Sanidad (1.53), Comunidad Madrid y mercenarios a sueldo

    Todos podemos ser unos mercenarios a sueldo - 19/04/2011 www.elviajerodeorion.blogspot.com/ Autor: ANGEL E. Lejarriaga (...)

    Besicos. Seguimos "viéndonos": PAQUITA

    ResponderEliminar